De Dónde Vengo

MOMENTOS…

En la vida nos toca vivir momentos que podemos llamar circunstancias y a veces parecieran que llegan todos en compañía; me refiero a diferentes aspectos de nuestra vida, cuanto más conscientes somos más podemos entender los mensajes que nos están enviando para evolucionar, cuando digo nos están enviando me refiero al Universo, al Dios de cada uno.

Todas estas circunstancias o momentos los creé yo y cada uno de ellos se convertirá en un artículo de este blog, solo que quiero contarles todo lo que está pasando circunstancialmente en mi vida, desde inicios de septiembre de 2017 y que he llamado “momentos”.

En lo profesional, después de 30 años de carrera como corredor de bolsa, haber gestionado cinco firmas y sido director en cuatro países de la región, en el año 2013 decidí ser padre. Convencí a mis socios para buscar a un CEO de la firma que contratamos en el 2014 junto con un equipo muy competente, pero a finales del 2015 y principios del 2016 ese equipo se estaba desincorporando y mis socios me pidieron que volviera al cargo, lo cual les confieso fue un verdadero desastre.

Hoy en día lo entiendo y sé por qué todo sucedió, porque ya no quería hacerlo y así lo hice. Fue así como en febrero como les había dicho en otro artículo, decidí iniciar este proyecto de #yoinvierto y con ello le dije a mis socios que poco a poco iría bajando la intensidad de corredor. El universo conspiró y hoy en enero de 2018 ya no tengo socios, ya no tengo clientes y estoy solo esperando la entrega definitiva de las licencias regulatorias. No hubo conexión, no fluyeron los negocios.

En lo económico financiero, en parte derivado del momento profesional, por ese estado de ánimo, las finanzas no fueron buenas desde el 2014 al 2017, en parte por decisiones de inversión previas que comprometían los flujos de caja. Esta situación de estrés me ha puesto a trabajar todos los proyectos que involucran inversión, y no hubo conexión con el propósito, por lo que no fluyeron las finanzas.

En lo familiar, mientras mi familia individualmente está manejando sus procesos a nivel colectivo las cosas marchan más o menos igual, salvo los planes que había tenido en mente a propósito de estar más juntos, de unir a mis padres y hermanos solteros con mis hijos. Esos planes no van. No hubo la conexión y no se dio.

En lo personal como ya conocen PP, es por quien una vez entré en mi conexión de mi propio amor incondicional y así tome la decisión de amarle incondicionalmente. Me ha hecho vivir muchas emociones, muchas. Hoy en día no vive en este país, pues decidió aceptar una oferta de su trabajo en el extranjero, ahora mientras cada proceso individual tiene su camino, con la certeza de que lo mejor está por llegar. Aquí la conexión hizo que cada quien empezara a profundizar en sus procesos internos para tener una conexión sana y madura para el disfrute. 

Así que fluir y sentir agradecido de todo lo vivido es mi mayor estado de bienestar en este sentido.


Los momentos son solo momentos, depende de cómo podamos aprender de ellos que hoy estamos construyendo el futuro. Estos momentos no son más que circunstancias que nos toca vivir para crecer, para prepararnos a estar en un momento presente en el futuro más a gusto, más alegres, más plenos, con la certeza de que todo ello viene y que la angustia, el miedo, la ansiedad se desvanecerán para dar paso a la creatividad, al goce y al amor.

B