Blog, Vida

LO QUE ES

TIEMPO DE LECTURA: 6 MIN.




La simplicidad del momento presente significa alinearse con el poder de la vida misma y así lo exterior fluye mucho más fácil al rendirnos a lo que lo es, al momento presente.

El Sr. Tolle en su libro el poder del ahora nos da a partir de su propia experiencia, una guía incalculable de sabiduría que nos permite abrirnos a un mundo lleno de infinitas posibilidades, a partir de la aceptación del momento presente tal cual es.

Por años había escuchado esta expresión vive el día a día, y lo repetía diciéndole a otros cuando me tocaba dar consejos, pero en realidad no estaba entendiendo lo que escuchaba y menos aconsejaba. Vivir el día a día implica una elección consciente que parte con la rendición de lo que es. Puede ser que hoy esté molesto, con hambre, perdiendo dinero en la bolsa, viviendo una situación no cómoda con una relación personal,  bien sea de trabajo o de pareja, y entonces empiezo a buscarle explicaciones que si debí hacer esto, la otra persona aquello, alguien me incumplió con esto que era para hoy, tengo que entregar, porque volví a confiar, etc., y me lleno de presión para lograr revertir situaciones porque trato de resolverlo con la mente, ese lugar donde están concurriendo una cantidad de personas a hablarme de lo que es, cuando ninguno de ellos saben la verdad porque no son ninguna de las otras personas, ni las circunstancias sino que son simple pensamientos que están atormentándome con lo que debió suceder ayer o sucedería mañana.

Al darme cuenta que al abrir espacios en mi vida al respirar, tan solo  con el simple ejercicio de observarme respirar, me permite en el momento presente estar pendiente solo de la inhalación y exhalación,  empiezo a sentir calma y en ese momento todos los problemas simplemente no existen.

Si logro entender que nada sucede por casualidad y que todo tiene un porqué, estoy aceptando que eso que me está sucediendo es para mi crecimiento, que algo tengo que aprender porque por algo lo creé en mi vida, recupero poder de la situación pero no el poder del ego o sobre algo u otra persona, sino el poder de permitirme fluir a través de la aceptación del momento presente, y la paz interior empieza a tomar el espacio que la angustia, el miedo, la vergüenza y la culpa estaban ocupando presionando el pecho, el estómago y la mente.

Los seres humanos necesitamos un balance entre la forma que damos a nuestra vida en el mundo exterior y la profunda no forma de nuestro mundo interior. El mundo actual vive en un desbalance horroroso, infelices, no sanos mentalmente por la presión ejercida por la sociedad y que nosotros hemos aceptado. Si volteamos a ver la naturaleza por ejemplo las flores, los árboles o los animales, ellos no están presionados por nadie para hacer su ciclo de vida, no tienen presión y por ello suceden en los tiempos que han de darse, no están pendientes de lo que piensan los demás, y por ende no tienen presión por adelantar sus procesos de nacer, crecer, reproducirse y morir, viven su momento presente donde no hay presión por el pasado ni por el futuro y por ende no se deprimen nunca, solo aquellos animales que pasan mucho tiempo con los seres humanos pueden llegar a alcanzar niveles de depresión.

Cuando estamos conscientes del momento presente, las cosas siguen ocurriendo como de costumbre en nuestro mundo exterior, dejamos de ser reactivos para convertirnos en reactivos sensibles y si algo necesita ser hecho lo hacemos no reactivamente, eso incluye los pensamientos cuando éstos aparecen en el fondo y estamos conscientes en un estado sin tiempo, donde no existe pasado ni futuro sino el presente; los observamos y dejamos que ellos pierdan su poder sobre nosotros. En ese nivel donde los pensamientos no ejercen poder sobre nuestras reacciones porque decimos YO SOY en el momento presente, permitimos que salga el verdadero amor, la creatividad y la compasión entendiendo que las circunstancias son solo eso circunstancias algunas buenas otras no tanto, que tenemos que afrontar que vendrán y se irán.

Al estar en ese estado de silencio interior las respuestas llegarán de manera sorpresiva, dándote las luces de lo que habías estado buscando cambiar desde hace tiempo, o que a pesar de que creías que estabas bien con lo que eras siempre sentías un vacío o una sensación de insatisfacción por no obtener lo que esperabas a pesar quizás de haber logrado lo que decías que estabas aspirando. Eso es como cuando hacíamos de todo para lograr un objetivo bien sea en la escuela, en la universidad, en el trabajo para una promoción y al recibir el titulo o el ascenso la sensación no era de felicidad sino de vacío, entonces ¿por qué sentimos eso cuando hemos hecho todo lo que había que hacer para lograrlo?

Por experiencia propia puedo confesar que esta elección de estar presente, no es una tarea fácil porque hemos estado en una locura por mucho tiempo y mientras no iniciamos el proceso diario de realizar el ejercicio este no se hará un hábito, y solo cuando poco a poco empiezas a sentirte con esa sensación de paz interior, empiezas a ver la vida y las cosas te llegan más fáciles sin buscarlas, sin esforzarte, sin reaccionar, simplemente llegan.

Rendirse a lo que es, es la manera más expresa de llegar a donde queremos llegar.

GRACIAS, TE AMO, LO SIENTO, PERDONAME.

Santiago.