Blog, Mercados

MONEDA DE AHORRO

TIEMPO DE LECTURA: 5 MIN.


En este artículo me gustaría introducir un concepto nuevo, que mencioné muy por encima en el artículo de este mismo Blog de Mercados en la pagina www.yoinvierto.org cuando hable de la inflación donde le llamé riesgo cambiario, que implica tener pérdidas al invertir en un activo en una moneda diferente a la moneda en la cual llevamos nuestra contabilidad.

La contabilidad a la que hago mención es a la que asociamos nuestro patrimonio. Por ejemplo, yoinvierto está orientado al mundo iberoamericano hispano y portugués con muchos países involucrados y casi el mismo número de monedas; entonces, algo para tomar en consideración es cuál moneda elegimos como ahorro de largo plazo. Si bien nuestra moneda local es una posibilidad,  no es necesariamente la que debemos elegir, dado que por la historia podemos conocer al menos como culturalmente nuestros gobiernos han manejado la economía de nuestros países, y como el poder de adquisición en el tiempo de nuestra moneda ha tenido significado, pues debemos considerar como se ha manejado la economía del país y si nuestra moneda ha mantenido su poder adquisitivo. Me explico, si nuestra moneda no ha logrado mantener su capacidad de compra en el tiempo, es una señal de que la economía y el gobierno de nuestros países no han sabido o querido manejarla con sensatez en pro de bienestar de la mayoría, ahí es cuando tenemos la responsabilidad de empezar a elegir a otra moneda como la base de nuestros ahorros y por ende de nuestro patrimonio.

Dicho esto, si elegimos nuestra moneda lo importante es introducir la inflación del país en la ecuación del retorno para determinar el retorno de la inversión al descontar tasa de interés del gasto de financiamiento si lo hubiese y descontar la tasa de interés del gasto de financiamiento si se utilizó un préstamo bancario para la inversión. Si por el contrario elegimos una moneda diferente a la nuestra, por ejemplo el dólar americano, entonces o bien invertimos en títulos valores en esa moneda y ese riesgo ya el riesgo de la inflación desaparece de nuestra ecuación y  solo tenemos que traducir cualquier retorno a la tasa de cambio del dólar americano con respecto a nuestra moneda y descontar la inflación de EEUU.

Si invertimos en un bono hasta el día de su vencimiento en pesos dominicanos que paga un 12% anual y la devaluación con respecto al dólar americano fue del 3%, entonces el retorno de la inversión en dólares americanos fue del 9% ese periodo. Esto es equivalente a haber cambiado esa cantidad de pesos dominicanos a dólares cuando lo invertimos y haber comprado un bono hasta el vencimiento en dólares americanos al 9% anual.

Para agregarle algo de más valor si el bono fue adquirido con un financiamiento del 8% en pesos dominicanos, entonces el retorno de la inversión es mayor al 9% anual en dólares americanos porque la diferencia entre la tasa de interés que recibimos por el bono (12%) y la tasa que pagamos por el préstamo para comprarlo (8%) es positiva y esta cantidad de dinero se suma y ha de generar un retorno mayor aun.

Veamos este ejemplo

Retorno en pesos dominicanos utilizando financiamiento

 

Valores (DOP)

Retorno

Compramos un Bono al 12%

10,000,000

 

Intereses del Bono

1,200,000

 

Banco financia al 8%

6,000,000

 

Intereses pagados

480,000

 

Inversión

4,000,000

 

Utilidad

720,000

 

Retorno inversión en DOP

 

18% anual

Devaluación del DOP respecto al USD

  

El retorno en USD

 

15% anual

DOP: Denominación oficial del peso dominicano USD:  Denominación oficial del  dólar de EEUU

 

Como podemos observar ahora en el ejemplo detallado, ocurrieron dos cosas que favorecieron el retorno de la inversión, el primero el financiamiento positivo que hablaba en el párrafo anterior,  que es menor que la tasa que recibimos del bono y segundo, que la devaluación fue muy baja y por ende el retorno en dólares americano es prácticamente igual que en pesos dominicanos. Al haber determinado que la moneda de ahorro a largo plazo sería el dólar americano es esa la tasa de retorno que hay que tomar en cuanta en nuestros análisis y decisiones.

Hoy tenemos un nuevo concepto para aprender a ser inversionista en los mercados, el de la moneda de ahorro de largo plazo que definirá nuestro patrimonio en términos monetarios.

Santiago Fernández Castro